Si queres que te anotemos en la lista de invitados escribi a: asensiomariela@gmail.com con tu nombre, cantidad de entradas y dia de funcion a la que queres ir. Funciones: viernes 23 hs. Teatro La comedia. Rodriguez Peña 1062

sábado, 12 de septiembre de 2009

Auténtico: “Un show sobre la diversidad, la igualdad y el respeto”.-


publicado en AGENCIA NAN


A cuatro funciones del fin, Auténtico se proclama como la vuelta al under de José María Muscari, origen que el multifacético director comparte con la todo terreno Mariela Asensio. Sexo, música, humor y política salpicados por la impronta trash que los caracteriza: “Nos interesa esa dicotomía de generar entretenimiento y conciencia a la vez”, aseguran.

Por Esteban Vera
Fotografía de Mariana Seghezzo

Buenos Aires, septiembre 11 (Agencia NAN-2009).- A él siempre le gustó coquetear con lo popular, lo kistch, el desenfado y el sexo. A ella, con los estereotipos de la feminidad y el feminismo. Los dos pasaron del circuito off a pisar fuerte en Avenida Corrientes. Él dirigió una veintena de obras, como Pornografía nacional, Mujeres de carne podrida y Shangay. Ella, entre otras, los éxitos Hotel Melancólico y Mujeres en el baño. Él es José María Muscari. Ella, Mariela Asensio. Juntos regresaron al under con una obra a la gorra, Auténtico, que se presentará hasta el 24 de septiembre en el Teatro La Comedia (Rodríguez Peña 1062), los lunes a las 21 y los jueves a las 23.

De origen y etiqueta

Se conocieron seis años atrás en un cumpleaños. Al poco tiempo, él la convocó para reemplazar a una actriz en la polémica Catch, que pasó del under al circuito comercial, aunque siempre a la gorra. Más tarde, Asensio actuó bajo la dirección de Muscari en El deseo. “A partir de entonces comenzó un camino de trabajo juntos en roles bien diversos: él actuando, yo actuando, él dirigiendo, yo dirigiendo, en asistencia, en producción, ¡etcétera!”, cuenta a Agencia NAN la dramaturga todo terreno, que desde los 19 años no ha parado de escribir, actuar, dirigir, producir. En ese camino artístico Muscari trabajó bajo la dirección de su amiga en Crudo, con dramaturgia de ambos.

--¿Cómo se dio la paradoja de que sean emblemas del teatro under y directores y dramaturgos con reconocimiento en el teatro comercial?
José María Muscari: --Está buenísima esa dicotomía. Es algo que quiero mantener, ya que me retroalimento de ambos circuitos, porque me erotiza. El pragmatismo del teatro comercial, que fija tiempos de ensayo y fechas de estreno que no se pueden cambiar, me sirve, a diferencia del off, en donde no todo es tan estricto. En el teatro comercial se tienen muy en cuenta los frutos económicos y el teatro alternativo se alimenta de pasión y compromiso social y político.
Mariela Asensio: --Lo que a mí me interesa es hacer obras de teatro. Todo lo demás son circunstancias o consecuencias del trabajo mismo. No estoy pensando en términos de teatro under o comercial. Intento hacer lo mejor posible lo que hago y que sea visto por la mayor cantidad de gente posible. Cualquiera sea el contexto en el cual desarrolle mi trabajo, mi actitud es siempre igual. No lo vivo como una paradoja. El teatro es el teatro en cualquier contexto, siempre que uno lo haga desde un lugar genuino.

--¿Recibieron críticas por pasar del teatro off al de Corrientes?
J.M.M.: --Se han dado ese tipo de cuestionamientos. Desde el principio, mi carrera fue muy ecléctica, saltando de un circuito al otro. En ese sentido, nunca me preocupó lo que dijeran. Siempre me sirvió estar a ambos para retroalimentarme.
M.A.: --Lo de las críticas a veces pasa, pero no me interesa en lo más mínimo como discusión, sobre todo porque no es un conflicto en mí. El teatro que hice en el circuito comercial antes lo hice en el off. Mi teatro es el mismo aquí o allá.

--¿Qué define el desarrollo de sus obras?
J.M.M.: --Mi voluntad y mi deseo, primero. Pero también los textos, si voy a trabajar con la dramaturgia de los actores, si es una producción autogestiva, si los actores son conocidos. En función de esos elementos configuro la historia. A veces, escribo un texto y después busco a los actores.
M.A.: --Depende la instancia del trabajo. En principio hay definiciones que tienen que ver con mi trabajo, otras que tienen que ver con los integrantes del equipo, el público, los medios. Todo hace al desarrollo de un proyecto.

A no ser ratón

Cuando se ingresa a la sala principal de La Comedia, de fondo se escucha el contagioso “I gotta feeling”, de Black Eyed Peas. Muscari, Asensio, Héctor Bordoni (pareja de la dramaturga en la vida real), Diego Rinaldi y Emiliano Figueredo suben al escenario. Lo primero que hay que decir es que Auténtico es un espectáculo a la gorra, no caritativo (durante el espectáculo los actores lo aclaran en varias intervenciones: “No pedimos limosna”). Luego, que es una puesta que combina textos, música, bailes y videos. Surgida de la “necesidad” de Muscari de volver a actuar, la pieza se desenvuelve sobre los puntos de vista de tres “putos”, una “feminista” y un “macho heterosexual”, que reflexionan sobre ontología, política y prejuicios. “Son temas que atraviesan a cada uno de ellos: a Héctor le interesa el mundo de la heterosexualidad, del fútbol; a Mariela, el discurso del feminismo y la trata de mujeres; a Emiliano, el maltrato a las trans; a Diego, el amor homosexual; y a mí, el sexo sin protección”, comenta Muscari. A través de esos discursos, construyen un espectáculo con altas dosis de humor y compromiso social.

J.M.M.: --Ese cruce es lo más impactante de la obra. Produce mucho entretenimiento y diversión, pero a la vez adhesión. El trasfondo de Auténtico tiene mucho de contenido social. Me interesa esa dicotomía de generar entretenimiento y conciencia con lo que hago.
M.A.: --Es un show sobre la diversidad, la igualdad y el respeto, que además denuncia algunos aspectos de nuestro sistema y nuestra sociedad.

--¿Por qué a la gorra?
J.M.M.: --Después de hacer un recorrido en el circuito comercial, me interesaba volver a hacer un espectáculo para un público de culto, joven, que me sigue, pero que no venía viendo mis últimas obras, básicamente por el precio de las entradas. Una vez se pagan 80 pesos, pero no más.

--Pero el Teatro de la Comedia es un teatro comercial…
J.M.M.: --Sería una pose total que monte una obra en un sótano del circuito under. Me interesa que pueda ir mucho público, tanto del que me conoció en el teatro comercial como del alternativo, y que no defraude a nadie. Y está bueno poder hacerlo en La Comedia, ya que tiene buenas luces, buen sonido y butacas cómodas.

Si bien este año a Auténtico le quedan sólo cuatro funciones, por el embarazo de seis meses que la actriz ostenta sobre el escenario, la compañía tiene previsto retomar la pieza en abril del año próximo. No será un periodo de vacaciones: Muscari estrenará mañana Escoria en el Teatro Del Pueblo y Asensio se encuentra preparando la sucesora de Mujeres en el baño para continuar con el ciclo "Mujeres en 3D", que ahora se centrará en el ámbito laboral.

--¿Tienen otro proyecto para trabajar juntos?
J.M.M.: --Estamos trabajando en la que vamos a actuar y dirigir los dos, que se tratará de la relación del poder, la seguridad y la policía.
M.A.: --El título será Dureza extrema y la escribimos juntos. Ya tenemos mucha experiencia y sintonía trabajando y este será un paso más en nuestras experimentaciones.

“La política me mata"

--¿Qué opinan del teatro político?
J.M.M.: --Concibo mis espectáculos con un fuerte contenido político, tienen un compromiso con nuestra cotidianidad. Abordan temas que generan una reflexión, un mea culpa, un repensarse. Me parece que eso crea una idea de política en las obras. Y creo que en el circuito off hay una tendencia a crear piezas con contenido social, mientras que para analizar el teatro comercial, tengo un prejuicio: quien paga una entrada no quiere pensar. No obstante, cuando hago una obra no tengo en cuenta ese preconcepto: lo único que tengo en cuenta a la hora de hacer teatro comercial es el armado de un elenco con caras reconocidas.
M.A.: --Todo lo que hago esta atravesado por mis ideas y convicciones. De una u otra forma, siempre aparece un punto de vista. Yo tengo un compromiso con el feminismo, intuyo que por tal razón todo lo que hago está teñido de esta idea. De todos modos, con las obras no tengo una pretensión previa respecto de lo ideológico. Tengo ideas más simples, cuya ideología se manifiesta luego, más allá de mi intención.

No hay comentarios:

Publicar un comentario